HELADOS TONI · HACIENDO DISFRUTAR DESDE 1896


 

EL ORIGEN · TRABAJO DE GENERACIONES

 

Helados Toni nace en 1896 de la mano de Carlos Bornay Verdú, que aprende en Italia el oficio de maestro heladero y se instala en Sanlúcar de Barrameda, tierra de veraneo de la aristocracia y la burguesía.

Bajo el nombre de Nevería Valenciana, Carlos, junto a sus hijos Toni y Pepe, vende los helados por las calles con una garrafa de corcho colgada al hombro y pregonando “al rico mantecado helado”.

A partir de 1920, es Toni el que se encarga de la actividad en Sanlúcar y emplaza la heladería en la Plaza del Cabildo, pasándose a llamar como actualmente se la conoce: Helados Toni.

En los años siguientes, este establecimiento funcionó junto a los carritos de helados que se repartían entre distintos puntos de venta en la ciudad.

En los años 50, Fina, la hija mayor de Toni, pasa a regentar el negocio familiar, manteniendo su éxito a pesar de la irrupción del helado industrial. 

 

ACTUALIDAD · PERFECCIÓN Y ENTREGA

 

Actualmente, es María José, junto a su esposo Rafael, los que se encargan de hacer disfrutar cada temporada a los incondicionales de Helados Toni, en Sanlúcar de Barrameda.

Hoy en día, Helados Toni ocupa un lugar privilegiado de la Plaza del Cabildo, con una gran terraza que los clientes pueden disfrutar con la llegada del buen tiempo y una amplia y cómoda exposición de helados en sus vitrinas que suman más de 50 sabores.

Rafael Jordá, actual maestro heladero ha heredado la sensibilidad y el cariño por el oficio de sus antecesores, además del saber hacer, el esfuerzo y sacrificio que esta actividad requiere.

Permanentemente formado, Rafael conserva las recetas centenarias de la familia, que conviven cada año con las novedades que Helados Toni ofrece a su fiel clientela.
























EL OBRADOR · EL ALMA DE HELADOS TONI

 

Si la tienda reluce, el obrador no tiene nada que envidiar. En Helados Toni se utilizan máquinas de elaboración artesana de última tecnología que se adaptan perfectamente a las necesidades de la empresa.

El obrador habla por si solo en lo que a experiencia, conocimiento y saber hacer artesano se refiere, en una familia que conserva recetas artesanas que han pasado de padres a hijos a lo largo de sus cuatro generaciones.